PIXZELLE BLOG

PIXZELLE BLOG
PIXZELLE BLOG

¿Y tú sabes qué es el Internet de las Cosas?

Conforme la tecnología y la infraestructura avanza, cada día es más fácil conectar cualquier dispositivo a internet; esto permite estar al tanto en todo momento de objetos que están lejos y tomar decisiones conforme a la información obtenida.

Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) consiste en la conexión a Internet que existe no nada más en los dispositivos que comúnmente se conectan a internet (teléfonos inteligentes, computadoras, tabletas, etc.), sino también en dispositivos de uso diario y que posiblemente no están hechos para conectarse a internet (pero pueden). Con ayuda de componentes específicos es posible habilitarlos para conectarse a internet e interactuar con ellos de forma remota, ya sea para monitorearlos o controlarlos.

Uno de los ejemplos más representativos del uso de IoT lo encontramos en los hogares, donde muchos aparatos se pueden controlar desde algún otro dispositivo sin tener que levantarte del sillón o de la cama, como encender o apagar las luces, cambiar de color la iluminación, abrir y cerrar persianas, controlar el aire acondicionado, sistemas de sonido que reproducen tu canción favorita en cuanto entras a casa o lavadoras que te avisan constantemente en qué parte del ciclo están para saber en qué momento termina y así optimizar tiempos de lavado solo por mencionar algunos, a éstos se les conoce como “casas inteligentes”.

De hecho, hace un par de meses instalé en casa un sensor que monitorea el nivel del agua de un tinaco que se encuentra en la azotea de mi casa. ¿Por qué decidí hacerlo? Lo hice porque el lugar donde se encuentra el tinaco es de alto riesgo, donde algún tropiezo o descuido puede llevarte a un accidente. El monitoreo del nivel del agua sirve para saber si la podemos utilizar ya que, en caso de estar en un nivel muy bajo, podemos tomar medidas para usar lo menos posible o para llamar a una pipa de agua en casos extremos. El sensor está conectado a una mini-computadora (raspberry pi) y cada cierto tiempo ésta se encarga de medir el nivel del agua. Una vez que la medición es obtenida,la envía a un servidor y la guarda en una base de datos; dicha base de datos es consultada por una aplicación para iOS. Así, consultar el nivel de agua desde un iPhone es mucho más rápido (y mucho menos peligroso) que subir a verlo en vivo y además tiene el plus de poderlo consultar desde cualquier lugar. Este proyecto también se podría hacer más robusto con la implementación de una bomba de agua que se active al detectar que el nivel de agua está muy bajo, para generar estadísticas de en qué parte del día se usa más agua o bien, qué día del mes es cuando más escasea. Las estadísticas pueden servir para ahorrar el agua y detectar qué es lo que provoca más gasto, puede ser, por ejemplo, a la hora del baño en la mañana, o tal vez en la tarde para cocinar o incluso en la noche para lavar.

Así como IoT ayuda en casa existen otras aplicaciones para el consumidor en diferentes ámbitos, como es el caso del industrial, comercial y de infraestructura. Específicamente en el campo de la salud hay dispositivos que monitorean la frecuencia cardiaca o la presión arterial de los pacientes, y en caso de detectar que están en un nivel crítico, envían alertas automáticas para poder atenderlo oportunamente y salvarlo. Otro uso comercial que se le da al IoT es en la transportación, por ejemplo, en los “estacionamientos inteligentes” donde te dice cuántos lugares hay disponibles gracias a sensores ubicados en cada cajón de estacionamiento, o a través del pago de parquímetros a través de una app móvil.

Como puedes darte cuenta, las aplicaciones de IoT son casi ilimitadas y de gran utilidad. Como en el caso del tinaco, si tú tienes una idea para monitorear o controlar algún dispositivo desde tu teléfono móvil comunícate con nosotros a través de nuestro cotizador para hacerte una propuesta y llevarla a la realidad.

Post